Cerrar

Reservas directas

Publicidad

El eterno problema de espacio público en Villavicencio

Comerciantes temen denunciar la invasión frente a sus locales, porque presuntamente entre los vendedores informales se ‘camuflan’ delicuentes.

El eterno problema de espacio público en Villavicencio
Publicidad

Control Físico dice que está trabajando en el tema. Siguen pasando las administraciones locales y en Villavicencio no encuentran solución definitiva para la invasión al especió público.

Los programas de reubicación hechos por alcaldes del pasado, no han sido lo suficientemente sólidos, han quedado convertidos en elefantes blancos y el problema continúa.

Actualmente persiste la presencia de vendedores informales en los sectores de Cielos Abiertos, calle 38, Villa Julia y alrededores del Éxito vecino, uno de los puntos más críticos de la ciudad; donde hay vendedores hasta con cinco puestos invadiendo la calle y los andenes.

Atemorizados Un comerciante del centro de la capital del Meta quien pidió proteger su identidad, aseguró a este medio que entre los vendedores ambulantes al parecer se ‘camuflan’ delincuentes que empañan la imagen de ese humilde gremio.

Manifestó que frente a su local le dio permiso a un vendedor para comercializar sus productos pero poco a poco fue aumentando el espacio utilizado y ahora no se quiere correr, situación que incomoda pero al tiempo preocupa, porque no se sabe cómo pueda reaccionar el sujeto al obligarlo a desocupar.

Otros comerciantes dijeron que en ocasiones cuando les piden a los vendedores informales que desalojen el frente de sus establecimientos abiertos al público, algunos responden con palabras de grueso calibre y hasta con amenazas.

Los peatones que también se ven afectados al no encontrar los corredores despejados, porque prefieren hacer sus compras en los almacenes de cadena ubicados en los centros comerciales, es decir que también la economía resulta afectada.

Los otros invasores Pero el problema de espacio público, contrario a la mayoría de ciudadanos cree, no se debe únicamente a los vendedores informales.

También existe otro tipo de invasores de los que pocos medios hablan.

El sector del barrio Barzal es uno de los ejemplos más claros. Motociclistas que por no pagar parqueadero suben sus vehículos a los andenes –ver imágenes- obstaculizando completamente el paso de los transeúntes.

Del mismo modo los carros de comidas que sin pagar impuestos se han venido esparciendo por toda la ciudad, y algunos establecimientos comerciales que exponen sus productos en las aceras, son invasores que merecen atención por parte de las autoridades.

Buscan solución La Secretaría de Control Físico de Villavicencio ha venido realizando reuniones con comerciantes ambulantes y formales, con el fin de dar alguna solución a la problemática.

Luz Nelly Monzón, jefe de ese despacho, indicó que se está haciendo un trabajo para determinar cuántos vendedores hay en el centro de la ciudad, una de los sectores más críticos en materia de invasión al espacio público.

Dejó claro que la intensión no es ‘corretear’ a nadie sino que voluntariamente se acojan a los programas que desarrolla la Alcaldía para reubicarlos. Mientras se encuentra una solución real, parece ser que los peatones tendrán que seguir caminando entre puestos de los vendedores que justifican su invasión con el hecho de que tienen que llevar la comida a la casa.

¿Y usted qué opina?

Publicidad